La madrugada del 16 de septiembre es nuestra fiesta cívica más importante, cuyo protagonista, al frente de la insurgencia, fue don Miguel Hidalgo y Costilla.

Traductor de Racine y Molière, buen bailarín, criador de abejas y cultivador de viñedos, interpretaba con soltura a Rameau al violín, y desde luego párroco del pueblo de Dolores en la provincia de Guanajuato, Miguel Hidalgo encabezó el levantamiento contra la dominación española. Aunque son inciertos los detalles del grito, según su propia confesión ocurrió en la madrugada del 16 de septiembre de 1810, abrió la cárceles de Dolores para sacar a los presos y encerrar españoles, tomó un pendón de la Virgen y arengó a la multitud diciéndoles, "cojan, hijos, lo que es suyo", y a la voz de "muera el mal gobierno" comenzó una revolución cuyo resultado no pudo presenciar, pues fue fusilado el primero de agosto de 1811.

 

En la mediateca INAH puedes ver este Retablo de la Independencia pintado por Juan O'Gorman que narra las razones del levantamiento hasta la ascensión al poder de Vicente Guerrero.