Los devocionarios son pequeños libros conformados por la imagen, oración e invocaciones dedicadas a alguna divinidad de la religión católica. A través de los devocionarios los fieles creyentes promulgan su fe, extienden sus plegarias y se encomiendan a la protección de alguna de las advocaciones marianas, al santo de su devoción, a Dios o la Santísima Trinidad.

El devocionario que aquí se presenta fue elaborado en 1827 y es un lienzo dividido en 23 recuadros. Se exhibe en el Museo Nacional del Virreinato y puedes conocerlo en la Mediateca INAH.

Ir al contenido