En México es común el uso de la palabra “talegón” para referirse a alguien que es muy perezoso; sin embargo “talegón” se relaciona con “talego”, término usado para definir un tipo de saco largo y angosto que sirve para transportar o guardar cosas. Al respecto, fray Pablo de la Purísima Concepción Beaumont menciona, en la “Crónica de la Provincia de los Santos Apóstoles san Pedro y san Pablo de Michoacán 1873-1874”, en el apartado sobre el maíz, que en un talego se guardaba maíz tostado y otras semillas para que se conservaran mucho tiempo. En otros países de América como Colombia el talego podía transportar los cuadernos de los niños cuando se dirigían a la escuela.

Te invitamos a descubrir cómo luce un talego y a conocer otros objetos históricos en la Mediateca INAH.

Ir al contenido