Durante la época virreinal la mujeres eran educadas desde su infancia para ser buenas esposas y madres.

Las mujeres debían centrar su aprendizaje en interiorizar las virtudes cristianas y en labores manuales, siendo, en algunos casos, obligadas a olvidar o esconder sus intereses en áreas que eran consideradas exclusivas de los hombres. La habilidad de coser era un valor importante para el aprendizaje de las niñas y jóvenes. De ahí que ensayar las distintas puntadas, fue una buena oportunidad para llegar a la perfección.

La elaboración de dechados, como el que aquí se presenta, se convirtieron en un derroche de creatividad, posiblemente la única opción para que las mujeres tuvieran completa libertad creativa.

Este dechado con abecedario y figuras, fitomorfas data del siglo XIX y actualmente forma parte de la colección del Museo Regional de Historia de Aguascalientes. Conócelo en la Mediateca INAH

Ir al contenido