En la cultura mexica los Cihuateteo eran las ánimas de las mujeres que murieron en el embarazo o al momento del parto.

los Cihuateteo, descendían del cielo a la tierra por el oeste, y eran capaces de enfermar a quien se encontraban en el camino, por lo que se les llegaba a considerar espíritus malignos. Entre los mexicas, parir era considerado un tipo de batalla, por lo que a sus víctimas se las honraba como a guerreros caídos.

Esta escultura representa a Cihuateteo sobre un altar decorado con una sucesión de cráneos. Está vestida con huipil de plumas, en posición sedente sobre las piernas, con las palmas de las manos hacia el frente, lleva tocado de calaveras, ataviada con orejeras circulares, collar de manos y cráneo humano.

Esta pieza procede de Calixtlahuaca, Estado de México; data del periodo Posclásico Tardío y actualmente forma parte de la colección del Museo Nacional de Antropología. Conócela en la Mediateca INAH

Ir al contenido