La katana es un arma ligera usada por los samurais que en promedio mide entre los 60 y los 75 cm de largo. Su nombre proviene del japonés que significa espada larga.

Estas espadas se componen de kami (hoja), el tsuba (guardamanos) y la tsuka (empuñadura); a su vez, las partes de la hoja son kissaki (punta), mune (dorso), ha o hasaki (filo) y nakago (área que se inserta en la empuñadura. El saya (vaina) suele ser de madera lacada.

Una de las características de estas espadas es el sori, curvatura que facilita el corte; existen diferentes tipos de katanas dependiendo lo pronunciado de su sori, la más pronunciada cerca de la empuñadura se conoce como Bizen-Sori; otra es la usada en la provincia de Yamashiro, ésta mantiene la curvatura a lo largo de la espada; y la más reciente, llamada Shinto, tiene una mayor curvatura en la parte final de la hoja.

La práctica del uso de las katanas continúa en los dojos (del japonés que significa “lugar del camino”), gimnasios donde se entrenan las artes marciales.

Este ejemplar resguardado por el Museo Casa de Carranza fue un obsequio del emperador Yoshihito al presidente Venustiano Carranza. A pesar de que Philip y Max Frid señalaron que es una wakizashi, se puede afirmar que se trata de una katana porque excede las dimensiones tradicionales de una wakizashi. Conoce más detalles de esta pieza en la Mediateca INAH.

Ir al contenido